Mentalidad Emprendedora ¿Qué es y cómo se desarrolla?

Categoría:

Hoy, la mentalidad emprendedora es una de las máximas responsables del éxito de muchas empresas y directivos.

Pero, ¿cómo se consigue desarrollar una mente emprendedora? ¿Podemos entrenar nuestra mente para guiarla hacia el éxito continuo?

Definición de Mentalidad Emprendedora

Probablemente, existan tantos significados para definir una mentalidad emprendedora como personas que la contengan.

No tener miedo, ser flexible a los cambios, saber detectar oportunidades de negocio o sentir debilidad por superar nuevos retos son elementos comunes que componen toda mente emprendedora.

El prestigioso periódico británico Financial Times lo definía así:

“Una mente emprendedora es aquella que conduce sus comportamientos hacia actividades y resultados generadores de valor. La mente emprendedora comprende los riesgos de sus acciones, acepta los cambios así como la incertidumbre de la realidad.”

Muchos emprendedores consideran esta forma de vida como una adicción.

Quienes han adoptado la mentalidad emprendedora como estilo de vivir confiesan estar de algún modo enganchados a la inquietud o indecisión que supone superar nuevos retos continuamente.

Referentes en el mundo del emprendimiento que todos conocemos como Elon Musk, Steve Jobs o Mark Zuckerberg tenían en común una condición: su pasión por la innovación.

Diferencia entre mentalidad emprendedora y mentalidad empresaria

Llegados a este punto, muchos se pueden preguntar ¿acaso no es lo mismo tener una mente empresaria que una mente emprendedora? No exactamente.

«Nunca creí que pudiéramos transformar el mundo, pero creo que todos los días se puede transformar las cosas»

 

Françoise Giroud

Aunque cada caso es singular, tradicionalmente, la persona con una “mente de empresario/a” suele focalizar sus esfuerzos en sacar provecho de su potencial negociador, su capacidad para construir una buena red de contactos, y por supuesto obtener la mayor rentabilidad en el mínimo tiempo posible.

En cambio, el gran emprendedor del siglo XXI, además de su deseo de conseguir éxito con su producto o servicio, tiene como objetivo la transformación de un hábito o práctica estandarizada.

La mentalidad emprendedora detecta un problema o carencia y lo convierte en una oportunidad de negocio junto con un componente de innovación o transformación.

¿Emprendedor se nace o se hace?

Bueno, no nos engañemos. Los hay con suerte desde el principio. Pero no es lo habitual.

Es cierto que todos hemos conocido alguna vez a mentes efervescentes que parecen tener un talento innato para iniciar nuevos proyectos exitosos.

Sin embargo, esa no es una condición indispensable para conducir nuestras ideas hacia la consecución de unas metas concretas.

La mente emprendedora sabe escuchar, carga a sus espaldas una gran cantidad de lecturas y conocimientos y sobre todo, cuenta con un gran historial de proyectos que fracasaron o no consiguieron sus objetivos iniciales.

Si además de ser constante y disciplinado en nuestro aprendizaje, tenemos la fortuna de poseer habilidades naturales para desarrollar negocios y cultivar relaciones, contaremos con el cóctel perfecto para emprender un nuevo proyecto.

Consejos para desarrollar una mentalidad emprendedora

  • La importancia de la perseverancia

A veces es difícil reponerse, pero de nada sirve rendirse a las primeras de cambio. Prueba y cambia tu modelo de negocio tantas veces como sea necesario.

Por lo general, el éxito nunca llega a la primera ni a la segunda.

  • El miedo no existe

La mente emprendedora no teme a la caída, sino que se lo toma como un nuevo punto del camino. Como ejemplo, la frase de Kiyosaki: “el fracaso destruye a los perdedores e inspira a los triunfadores”.

Bien por aquél que dijo que prefería pedir perdón que permiso. =)

  • Plantea desafíos

Aprende, escucha y trata de encontrar la manera de resolver aquello con lo que no estás conforme.

Tu espíritu transformador te puede guiar -a veces incluso de manera inconsciente- hacia un éxito inesperado.

  • Diferénciate

Si quieres obtener resultados distintos, haz cosas distintas. Confía en tus capacidades y cárgate de seguridad en ti mismo para ejecutar tu idea original.

  • La fórmula definitiva de la mente emprendedora

¿Recuerdas que unos párrafos más arriba mencionábamos la importancia de crear valor en la mentalidad emprendedora?

Bueno, pues en este sentido nos declaramos fanáticos de la fórmula del conferenciante Victor Kuppers:

[sociallocker]

V= (c+h) · a

Valor = Conocimiento + Habilidad · Actitud

[/sociallocker]

Sí. Los conocimientos y las habilidades son importantes pero la actitud es la que multiplica. Una actitud poco sana o positiva difícilmente será compatible con una mentalidad emprendedora . No lo olvides.

Publicado en: ecaixapopular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *